La crisis ha aumentado el hábito de apretar y rechinar los dientes